Homosexualidad y LIJ: una relación escasamente literaria

Pensaba en este post hace tiempo ya, porque creo que, aunque la intención es valorable, la creación literaria y estética de libros con temática homo se queda en eso: en la temática homo.

El primer libro que vi, hace varios años, fue Rey & Rey (2000). La editorial Catalonia lo trajo a Chile, lo que me pareció una apuesta osada –temáticamente hablando, para un país como el mío- pero modesta, en términos literarios y con resabios estigmatizadores. La historia se centra en la elección que debe hacer el príncipe de su futura esposa, por lo que por el castillo desfilan varias princesas muy alejadas de los cánones de belleza a los que Disney nos tiene acostumbrados. Finalmente, el príncipe se enamora del hermano de una de las princesas postulantes y se casan. En la última imagen se censura el beso que se dan ambos príncipes, lo que contradice, en cierta medida, la historia completa.

rey y rey

Titiritesa (2007) es un título de OQO que cuenta la historia de una princesa que no quiere ser princesa, sino que quiere recorrer el mundo. En su aventura debe salvar a la princesa Wendolina de las garras de Zamposietedeunbocado, que come personas. Tras salvarla, las princesas se enamoran, vuelven al reino y se casan.

Estos dos títulos construyen un mundo de ficción a partir de lugares comunes de cuentos de hadas: con monarquías que se rigen por la tradición de casar a sus príncipes o princesas; y con Titiritesa como la “princesa azul” que salva a la otra princesa de un personaje muy malo. Si bien los personajes se apropian de historias que por siglos han sido estrictamente heterosexuales, me parece que son textos que aportan literatura, sobre todo Titiritesa.

Cebollino y Pimentón (2010), por su parte, cuenta la historia –basada en un hecho real- de dos pingüinos machos que se han constituido en una pareja y que crían a un huevo y al posterior pingüinito. Tres con Tango (2006), cuenta la misma historia. Estos dos textos, al tener protagonistas animales, establecen una distancia clara con los valores humanos, por lo que no han generado mayores polémicas.

Nicolás y PaulaEn la otra esquina tenemos a los libros de nombre propio y dos papás o mamás: Paula tiene dos mamás (2003), Nicolás tiene dos mamás (2005), Nicolás tiene dos papás (2014), son algunos de los libros que tratan sobre la homoparentalidad humana, con títulos más que explícitos: sabemos perfectamente qué vamos a encontrar en estas historias. Niños que tienen una familia compuesta por dos mamás o dos papás; niños que viven en una ‘normalidad’ de mentira, pues cuando llegan al jardín o al colegio se dan cuenta de que los otros niños tienen una mamá y un papá, solo una mamá o abuelos. Y en el colegio, posiblemente será el profesor –que en estos textos es, afortunadamente, muy open mind- el que explique a los demás niños cuán normal es la familia del niño en cuestión.

Nicolás dos mamás

Las historias se centran solo en el hecho de mostrar la normalidad de los distintos tipos de familias, lo que es lógico; mientras exista amor, da lo mismo quien críe a los niños.

Mi problema con estos libros está en el hecho de que no hay un ingrediente literario. No hay una construcción estética, no hay un mundo de ficción que nos permita referirnos a estos libros como literatura. Tal vez habría que crear una sub-clasificación dentro de los libros informativos, que agrupe a estos libros como “Infonarrativos” o de “Narración informativa”.

Digo esto porque el objetivo principal de estos textos es presentar a los lectores la diversidad de familias que existen, es decir, desde ya nos situamos en un mundo de no ficción, característica propia de todo texto informativo. Asimismo, los títulos tan explícitos son también una característica propia de los libros informativos. Si vemos un libro que se llama Dinosaurios, encontraremos dinosaurios; si otro se llama Felinos, encontraremos felinos.

En LOS LIBROS INFORMATIVOS: una guía para transformar el placer de leer en saber, perteneciente a la colección Formemos Lectores del Banco del Libro de Venezuela, Olga González señala que:

“Un buen libro informativo constituye un espacio propicio para el encuentro de los niños y jóvenes con diferentes disciplinas, culturas y modos de pensar. (…) un libro informativo de calidad puede ofrecerle al lector la oportunidad de cultivar nuevas sensibilidades y habilidades para el desarrollo personal y social.” (González, 2011)

Me parece que esta definición se ajusta muy bien a lo que presentan los libros aquí mencionados (Paula, Nicolás), pues su objetivo no es otro que mostrar la realidad de las familias homoparentales, retratando situaciones cotidianas donde los padres o madres hacen las actividades que todo padre o madre haría con su hijo.

Pero, ¿hasta qué punto estos libros aportan realmente a visualizar la homosexualidad y homoparentalidad como las relaciones normales que son?

Creo que seremos una sociedad completamente abierta a “las otras formas” de amor cuando encontremos libros en que la trama no gire en torno a la opción sexual de los padres o madres de Juan o Margarita. Cuando Floyd, por ejemplo, tire al árbol de Atrapados, un marco con la fotografía de sus dos mamás; o cuando Ana Tarambana vaya a ver su amigo Marco, que tiene dos papás (lo que sabremos solo por los contactos de emergencia en la libreta de comunicaciones de Marco). Cuando los padres que se aman o las madres que se aman sean tan secundarios como el papá de Max en Donde viven los monstruos: nunca a nadie le ha importado si el papá está trabajando o si la mamá de Max es soltera porque, sencillamente, no es relevante para la literatura y el mundo de ficción que crea la obra.

Espero que en un futuro cercano exista un libro donde la homosexualidad de los personajes no sea ‘el’ tema, sino que hablemos de ese libro por sus ilustraciones de calidad, por su historia desafiante y novedosa y por su aporte a la formación literaria de los lectores.

Anuncios

5 comentarios en “Homosexualidad y LIJ: una relación escasamente literaria

  1. lcencerrado dijo:

    Ciertamente, la tentación de explicitar el “mensaje” muchas veces sepulta los valores de la obra literaria. No obstante, ha habido y hay obras de interés literario que abordan el tema en relatos y novelas de buena talla. Dejo unas referencias que repasan esta producción, aunque son de hace unos años ya:
    La visibilidad de lesbianas y gays en la literatura infantil y juvenil editada en España: http://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/119240/1/EB18_N152_P89-102.pdf

    Acabar con el el silencio y el miedo: libros para jóvenes gays y lesbianas:
    http://gredos.usal.es/jspui/handle/10366/113404

    Los mundos posibles: Un estudio sobre la literatura LGBTTI para niños:
    http://books.google.es/books?id=kZWpBAAAQBAJ&pg=PT41&lpg=PT41&dq=cencerrado%2Bhomosexualidad&source=bl&ots=VegQLDWuoK&sig=M4BncEGKrKiNd4i2ASNV43ofrgA&hl=es&sa=X&ei=U-9VVI2lK42xabqZgtgC&ved=0CEMQ6AEwBjgK#v=onepage&q=cencerrado%2Bhomosexualidad&f=false

      • María Loreto Mora Olate dijo:

        Bien Carola!!! Fui alumna del diplomado en Lij de la Puc. No sabes las discusiones que he tenido en mi Chillán por dar mi opinión desde la literatura para niños. Intento escribir un texto al respecto para publicarlo en mi espacio en el diario local.Me reconforta encontrar eco en tus palabras. Un abrazote.

  2. Benito dijo:

    Muy buena reflexión. Mientras la historia esté bien contada y no sea un disfraz para un panfleto, cualquier tema es bienvenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s